Mobiliario

 

El paso del tiempo unido a sus más diversas situaciones y condicionantes plantean una problemática en los objetos que nos rodean tanto funcionales como ornamentales. 

El mueble no escapa a sus vicisitudes, manifestándose estas en un amplio espectro y abanico de afecciones (hongos, xilófagos, golpes, suciedad, roturas, etc.) con el riesgo de degradación y posterior desaparición que de ello puede derivarse si no se aborda su correspondiente tratamiento. 

Un tratamiento que siendo eficaz, ha de respetar sus señas de identidad, autentica alma del mueble.